¿Sueño, estrés u hormonas? Niebla cerebral durante la perimenopausia – Blog de salud de Harvard

6


Cuando las personas piensan en la perimenopausia, a menudo vienen a la mente períodos irregulares y sofocos. Pero algunas mujeres pueden notar otro síntoma: niebla mental.

Lees una carta y de repente te das cuenta de que tu mente se ha distraído y tienes que empezar de nuevo. O te quedas en blanco cuando intentas recordar el nombre de alguien, o te encuentras parado en una habitación preguntándote qué viniste a conseguir allí.

La buena noticia es que estos pequeños problemas cognitivos probablemente no sean algo de qué preocuparse a largo plazo.

Las alteraciones del sueño y el estrés pueden ser parte de la confusión mental

Los momentos en los que te sientes menos concentrado y un poco olvidadizo probablemente no se deben solo a cambios hormonales. La calidad del sueño, quizás relacionada con los sudores nocturnos durante la perimenopausia, ciertamente puede contribuir a esto. El aumento del estrés que a veces acompaña a esta etapa de la vida puede hacer que se sienta agotado y distraído. Estos factores pueden interferir con la concentración y la memoria.

No dormir lo suficiente puede hacer que se sienta malhumorado y lento. Esta puede ser la razón por la que no recuerdas su nombre: no estabas prestando suficiente atención cuando ella te dijo su nombre.

El estrés puede tener un efecto similar al dejar de pensar en su tarea porque está preocupado por otra cosa.

¿Qué puedes hacer para sentirte menos confuso?

Si esto le suena familiar, hay algunas cosas que puede hacer para levantar la niebla y mantener su cerebro ocupado nuevamente.

  • Para reducir la velocidad. Entrénate para reconocer cuándo estás distraído y tómate un momento para respirar y concentrarte en la tarea nuevamente. Si acaba de aprender información nueva, intente encontrar un momento de tranquilidad para darle a su cerebro la oportunidad de procesar lo que ha aprendido.
  • Maneja tu estrés. El uso de la meditación consciente u otras estrategias para aliviar el estrés también puede ayudarlo a relajarse y estar más presente. Esto puede ayudarlo a absorber nueva información y recordarla más fácilmente.
  • Haga ejercicio con regularidad. La actividad física no solo es buena para tu cuerpo, sino también para tu mente. Un estudio encontró que el ejercicio de intensidad moderada solo tres días a la semana parecía aumentar el tamaño del hipocampo, un área del cerebro involucrada en la memoria y el aprendizaje.
  • Mejora tus hábitos de sueño. Si tiene una mala calidad de sueño, trabaje en estrategias que puedan ayudarlo a descansar más por la noche. Mejore su higiene del sueño haciendo cambios, como evitar los dispositivos electrónicos cerca de la hora de acostarse y establecer un horario de sueño regular. Si las estrategias caseras no funcionan, consulte a su médico.
  • Usa trucos de memoria. ¿Alguna vez usaste pequeños trucos para recordar cosas cuando estabas estudiando para un examen en la escuela? Esos mismos trucos mentales también pueden ayudarte ahora. Por ejemplo, crea un recordatorio o una rima que te ayude a recordar información. O intente usar señales visuales o verbales. Repetir información o instrucciones para usted o para otra persona es otra forma de ayudar a su cerebro a almacenar información de manera más eficaz.

Sepa cuando buscar ayuda

La mayoría de los fallos de memoria menores no son motivo de preocupación. Si los cambios debidos a la perimenopausia, incluidas las irregularidades menstruales, los problemas para dormir debido a los sudores nocturnos o la confusión mental, le molestan, hable con su médico sobre las posibles soluciones.

También es importante llamar a su médico si

  • los cambios en la memoria ocurren repentinamente o van acompañados de alucinaciones, paranoia o delirios
  • La pérdida de memoria puede poner en peligro su seguridad, por ejemplo, al influir en su conducción u olvidarse de cocinar en la estufa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.